Carmen Garrido Ferrer

Creatividad, comunicación, habilidades sociales, innovación educativa, gestión emocional, coaching…


1 comentario

Y el sueño continúa…

Hace algunos años (yo todavía no formaba parte del proyecto) un pequeño grupo de soñadores, entre los que se encontraba Eduard Punset, pensaron que sería bonito que existiera un lugar al que personas de todo el mundo pudieran acudir para compartir sus dudas y dolores emocionales. Y se pusieron manos a la obra.

Poco a poco, sin medios  y con muchísimo esfuerzo y dedicación el servicio de Apoyo Online (APOL) fue tomando forma. Al principio el equipo lo formaban unos pocos profesionales que, de forma desinteresada, invertían su tiempo en responder a las consultas que a través de la plataforma les llegaban. Pero cada vez eran más las personas que acudían a este servicio, por lo que hubo que buscar refuerzos. Y en este momento entré yo, gracias a Gabriel González, mi compañero en otros proyectos, que me mostró lo que hacía. Por supuesto, en cuanto conocí su trabajo, me encantó la idea y desde entonces formo parte de un equipo fantástico de compañeros.

El estar ahí supone un gran esfuerzo, ya que hemos llegado a tener más de dos millones de consultas anuales, a las que, de una manera u otra, intentamos dar respuesta.

Pero los comentarios de agradecimiento de las personas que escriben, el compartir con los compañeros y sobre todo, el reunirnos periódicamente con Eduard, el alma del proyecto y una fuente de inspiración en cuanto pasas más de dos minutos seguidos con él, hace que merezca la pena todo el esfuerzo realizado.

Ahora Eduard se retira, ya que a sus 80 años necesita algo de descanso y quiere disfrutar un poco de su tiempo, de su familia y de su tierra. Por supuesto, su retiro no es completo, él no lo permitiría, ya que seguiremos teniendo encuentros en los que continuar hablando de emociones, de personas, de proyectos…

Pero el Apol no acaba aquí. Ni mucho menos. La Fundación Mapfre ha recogido el testigo para que podamos seguir con nuestra labor. Esperamos que esta nueva etapa esté a la altura de lo que un día, en una masía catalana, imaginó aquel grupo de soñadores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

Un día enriquecedor

De vez en cuanto tenemos un día de esos en los que el trabajo se convierte en auténtica pasión, en los que te encuentras con personas que te aportan, en los que las emociones están a flor de piel y sientes que puedes con todo. Días de esos que cuando llegan a su fin, aunque normalmente estás exhausto, la sensación de satisfacción te envuelve. Este viernes fue para mi uno de esos días.

el equipo Apol casi al completo

el equipo Apol casi al completo

Por la mañana tuvimos reunión los miembros del equipo de Apoyo Online de la Fundación Punset. Ahora también se nos ha unido la Fundación Mapfre, que ha creído en el proyecto y está poniendo todos sus medios para que siga desarrollándose. Si bien estos encuentros tienen la forma de reunión de trabajo en la que hablamos de datos, estadísticas, formas de funcionamiento, etc. la asistencia de Eduard Punset en ellos les da un carácter muy especial, pues nos aporta serenidad, amplitud de miras, visión de futuro  y una claridez y cercanía que emociona. Su presencia y sus palabras nos recuerdan que todo esto comenzó con una preocupación suya por acercarse al dolor emocional existente en la sociedad, a todos esos miles de personas que necesitan expresar sus preocupaciones, que alguien les escuche y de una respuesta que suponga para ellos el comienzo de algo. Después de estos años sigue dándole a este tema la importancia del primer día y esto es algo inspirador.

Estos encuentros nos permiten además, compartir y seguir conociéndonos entre nosotros, mantener conversaciones enriquecedoras, darnos cuenta del fantástico equipo al que pertenecemos y volver a casa con energías renovadas.

Metacreatividad, un movimiento para transformar la sociedad

Metacreatividad, un movimiento para transformar la sociedad

Pero este viernes además, tenía lugar la presentación de Metacreatividad, un movimiento impulsado por tres amigos y referentes en el tema de la creatividad en España: David Díez de Neuronilla, Juan Pastor de Repensadores e Ismael Pantaleón de Ideas Infinitas. Un movimiento que concibe la creatividad desde una visión global, llevándola más allá de una forma de pensar o expresarse diferente y en la que las emociones cobran importancia. Apuestan por el cambio en la sociedad a partir del potencial creativo existente en la persona, el grupo y el entorno.

Como era de imaginar la respuesta no se hizo esperar y para la presentación nos concentramos cerca de 150 personas deseosas de conocer más en profundidad la propuesta, de poder aportar nuestro granito de arena en la concreción de esta nueva idea y, por qué no, de divertirnos y disfrutar creando, algo que viniendo de quienes venía estaba asegurado. Pero no quisieron quedarse ahí, además nos pidieron a cada uno de nosotros un compromiso de acción, desde nuestra situación y posibilidades.

Personalmente me encantó también compartir más tarde con ellos vivencias, planes de futuro y la creencia de que si queremos tener una sociedad más creativa y libre, unos individuos que desarrollen su potencial, tenemos que comenzar por introducir la creatividad en ámbitos, como el educativo, en los que hasta ahora no se le da la importancia que requiere. He ahí mi compromiso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.