Carmen Garrido Ferrer

Creatividad, comunicación, habilidades sociales, innovación educativa, gestión emocional, coaching…


1 comentario

Valorando nuestros “fracasos”

Comparto con vosotros mi intervención en el programa Planeta Enano, de Popular Televisión de Murcia.

En esta ocasión lo habían dedicado al error, a cómo podemos trasmitir a los niños el valor de equivocarse y a cómo podemos aprender a gestionar nuestras emociones ante situaciones que nos parecen un fracaso.

Espero que os guste.

https://www.youtube.com/watch?v=gMefuMQlZpo


Deja un comentario

Magia en Murcia

En el Noroeste de Murcia habita un grupo de magos locos que desde hace años tienen el propósito de contagiar al resto del mundo su locura.

Ellos soñaron con un lugar en el que las emociones fueran protagonistas y donde los niños y jóvenes disfrutaran aprendiendo, disfrutaran viviendo.

Los magos, ayudados por su grupo de duendecillos, un día al año lanzan un hechizo y consiguen que más de mil personas escuchen su llamada y viajen con ellos al mundo de las emociones, un mundo lleno de seres mágicos como ellos. Y durante ese día todos tienen la firme creencia de que otra educación es posible y que en cada uno reside la fuerza y el poder de cambiar las cosas.

Pero lo más hermoso de todo es que, cuando cada una de esas personas vuelve a su casa, llevan en su interior la semilla de este mundo de emociones. Así, no se sabe si al día siguiente, o quizá pasados unos meses, esa semilla comienza a florecer y allí donde está la persona, empieza a crecer un pequeño nuevo mundo.

“Huele a cambio” en la educación

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

Dónde van los besos de los hombres cuando sus hijos crecen

El nacimiento de los hijos está claro que le cambia la vida a cualquiera, no solo en aspectos externos como la organización de la casa, los horarios, los programas de TV que ve… (quién me iba a decir a mí hace unos años que alguien podía vivir en una piña debajo del mar y que yo lo vería tan normal) También despierta partes de nosotros que hasta ese momento se encontraban dormidas y que ni siquiera uno mismo sabía que estaban ahí, o al menos con esa fuerza.

expresión de emocionesLa evolución de roles en la pareja no solo supone cambios en la mujer, a los hombres comienza a “permitírseles” actitudes y conductas impensables hasta hace unos años. Pueden jugar como niños, abrazar y besar a sus hijos, incluso emocionarse en una actuación escolar, sin el temor a perder la seriedad y el respeto que todo padre que se preciara debía fomentar en otro tiempo. Creo que esto es positivo, no solo para los hijos, que se encuentran con dos figuras transmisoras de cariño por igual, sino también para el padre, que incorpora sin reprimirla esa parte que lo hace más humano, más completo como persona. Los hombres que así lo viven tienen que sentirse orgullosos de este gran avance.

Mi hijo mayor tiene 11 años ahora y, aunque en ocasiones su actitud está empezando a cambiar, todavía reclama su ración de besos diaria. Cuando en esos momentos miro a mi pareja no puedo evitar pensar con algo de tristeza cuanto tiempo le queda, cuanto tiempo, ahora que la ha despertado, va a poder expresar esa parte de sí mismo sin verse obligado a arrinconarla, hasta que con suerte, la vuelva a sacar a la luz un nieto o los mismos años (un recuerdo para ti, papá).

Me pregunto qué va a hacer con todos esos besos que no podrá dar, con ese cariño que ha aprendido a expresar, con esa parte de su paternidad que me encanta y me parece tan tierna. ¿Encontrará otra vía de escape? ¿En qué se transformará?

En ese momento pienso en lo afortunadas que somos las mujeres, pues aunque los hijos ya adolescentes puedan protestar y al grito de “quita mamá” intentar evitarlos, se nos permite, nos permitimos, si nos apetece y lo necesitamos, seguir dando esos besos tan necesarios para la salud emocional de los que los dan.

Me encantaría que, esa gran victoria alcanzada por los hombres, que supone el poder expresar su amor sin atacar a su hombría, la puedan mantener y luchen por que no desaparezca y se extienda más allá de la niñez, permitiéndoles disfrutar de esos momentos el mayor número de años posible.

Seguro que lo logran!


Deja un comentario

Nuestras mil caras

Me encanta mi cara alegre, mi yo generoso y amable, el que es capaz de decir lo que piensa sin herir a los demás. Incluso, en algunas ocasiones, me siento a gusto con mi yo melancólico y triste, que lame mis heridas y me da calma.

Pero hay otras mil caras más, que no me gustan de mi, que las niego y escondo en el fondo de mi alma, que no las reconozco, ni siquiera a mi misma cuando estoy a solas ante el espejo, porque hacerlo, reconocerlas, admitir que forman parte de mi, me hace daño.

No quiero aceptar que la exigente consigo misma y con aquellos a los que quiere, la que llega a ser cruel, la egoísta, que prefiere mirar a otro lado si no le interesa lo que le cuenta el otro, incluso, por qué no, la maltratadora, forman parte de mi.

Por eso, cuando las veo en los demás me molesta, me enfada, me pregunto: ¿cómo pueden actuar de ese modo? Y lo juzgo desde mi almena, rodeada solo de mis caras favoritas, que me calman y me dicen “tranquila, tú no eres así”

mil carasPero no es verdad, no se puede vivir solo con una parte de nosotros. Admitir todas nuestras caras, las hermosas y las feas, nos hace más humanos, más completos como persona.

Desde el momento en que nos hacemos cargo de ellas, y nos responsabilizamos de lo que dicen o hacen, sin excusas ni justificaciones, podemos comenzar a mejorarlas, a mejorarnos a nosotros mismos.


Deja un comentario

Educacción 2015. Creando Historia

Educacción 2015Ayer tuve el privilegio de asistir a Educacción: las Primeras Jornadas de innovación educativa organizadas en Cehegín.

Para todos aquellos que no lo sepan, Cehegín es un pueblo del noroeste murciano que raras veces sale en “las noticias”. Supongo que cuando las maestras que comenzaron todo esto (maestras de educación pública, por cierto) se plantearon el reto de organizar unas jornadas en línea con otras a las que habían asistido en Madrid y que les habían inspirado, escucharían muchas voces exteriores e interiores que les dirían: esto es una locura, cómo vais vosotros a organizar algo así.

Y vaya si lo han hecho!!

Lo que vivimos ayer fue algo increíble. 1300 personas asistieron a una jornada preciosa, donde el libro de El Principito era el hilo conductor y no faltaba detalle: desde la calidad de los ponentes, Elsa Punset o Carlos Hué entre otros, hasta los detalles decorativos que nos envolvieron a todos en una atmósfera de cuento.

Se habló de inteligencias múltiples y de cómo la educación, más allá de “meter” conocimientos dentro de los alumnos, debería conseguir “sacar” fuera todo lo valioso que cada uno posee. De emociones, de cómo nos acompañan, nos definen y afectan. De herramientas de desarrollo como la música o la meditación, que están con nosotros desde siempre y a las que quizá no hayamos sabido dar el lugar que merecen. Nos contaron un cuento, cantamos, improvisamos entre todos, nos reímos, lloramos e incluso nos hicimos un masaje.

Percibimos que otro tipo de educación es posible, una educación que nos despierte los sentidos, mantenga nuestras granas de aprender, de comernos el mundo a mordiscos y de ser cada día mejores y más felices.

Pero lo que realmente hizo la jornada especial fue el cariño con que estaba todo preparado, se veía el mimo y cuidado que el artesano imprime en sus creaciones y que las convierte en joyas únicas, irrepetibles.

Hoy estoy especialmente feliz por ellos, porque, como dice mi suegra: “Aquí hay una gente joven que vale mucho y quizá solo les falta tener un sueño que querer volver real”. Me temo que esto pasa también en el resto de España, Juani.

Alguien dijo que un objetivo no es más que un sueño al que se le ha puesto plazo.

Anoche ya se puso plazo al siguiente sueño: las segundas jornadas, esta vez en Caravaca.

Y para este nuevo reto, ¿por qué no darse permiso para volar todavía más alto? Seguro que estos artesanos nos vuelven a sorprender.

Aquí van algunas fotos que se compartieron ayer por Twitter

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

Comenzando a caminar

image

Después de 6 años construyendo en Influye ha llegado el momento de comenzar mi camino en solitario. Un camino de búsqueda personal cuyo destino no está fijado, y cuyo principal aliciente es el camino como tal, las gentes que encuentre en él, los descubrimientos, aprendizajes  y momentos compartidos.

¿Cómo he llegado hasta aquí? Con el apoyo de Maribel Ibernón, su capacidad de escucha hace que me escuche a mí misma, de Mavi López, que consigue descubrirme siempre nuevos mundos, de Isidoro López, pilar de todas mis decisiones y en especial de Antonio Ángel Pérez, mi socio, mi amigo, mi mentor, cuyo talento es hacer que los demás despierten.

Y ahora solo me queda coger la mochila y dar el primer paso.

Espero que nos encontremos en el camino