Carmen Garrido Ferrer

Creatividad, comunicación, habilidades sociales, innovación educativa, gestión emocional, coaching…


Deja un comentario

¿Todos los fracasos académicos son iguales?

Desgraciadamente tal como está planteado el sistema educativo en la actualidad, se prima a aquellos niños cuyas capacidades coinciden con las materias más valoradas en las escuelas, como las relacionadas con la inteligencia matemática o la lingüística, ya que van a ser medidos únicamente por los resultados académicos. Pero nos olvidamos que tal como nos explicó Gardner, existen otras inteligencias, no tan presentes en la educación tradicional, pero igualmente importantes. A todo esto hay que sumar la influencia que determinados rasgos de la personalidad del estudiante tienen en los resultados que va a obtener, como puede ser su facilidad para aceptar normas, su capacidad de ver las cosas desde distintas perspectivas, de centrar la atención y relajarse, de interactuar socialmente…

escuela tradicionalSi tenemos en cuenta todo lo dicho hasta ahora, tanto los contenidos educativos como los métodos de evaluación deberían empezar a considerar las diferencias individuales. Cada vez son más numerosas las corrientes que abogan por un cambio profundo en el sistema educativo, pero para que esto pueda llevarse a cabo de forma generalizada, debe haber una concienciación política y social previa y esto es algo que se produce muy lentamente.

Por esto hay que darle a las notas la importancia justa: nos dan información, pero no son el principio y fin de la enseñanza.

El mundo está lleno de personas exitosas que vienen de grandes fracasos académicos. Evitemos las comparaciones, cada persona destacará en áreas diferentes, igual de importantes. Y sobre todo, miremos a nuestros hijos y alumnos con ojos nuevos, tratando de averiguar cómo aprenden y cuales son las actividades con las que disfrutan y que se les dan bien, seguro que detrás hay talentos ocultos. Reforcémosles en lo que son buenos, y además vamos a decírselo.

Si empiezan a creer en ellos, a pensar que tienen capacidades únicas, estarán más cerca de ponerlas en práctica.