Carmen Garrido Ferrer

Creatividad, comunicación, habilidades sociales, innovación educativa, gestión emocional, coaching…


1 comentario

Lecciones de una niña de 8 años

Tengo una niña llamada Marina.

Marina es la pequeña de la casa. Adora a mi hijo mayor de 10 años y como cualquier hermano pequeño le gusta compartir con él todos los nuevos descubrimientos.

Hace un par de semanas vino a dormir a casa un amigo de Alberto al que le dan miedo las películas de Harry Potter, como a muchos otros niños, supongo. La diferencia es que este quería enfrentarse a su miedo. A pesar de que la cosa iba bastante bien, cuando llevábamos más de la mitad consideré que era suficiente prueba para una noche y cambiamos el tercio a otro programa menos impactante para él.

harry potterMientras desayunaban al día siguiente y comentaban orgullosos la hazaña lograda, quise aprovechar la ocasión y les puse en la tele un vídeo llamado ATRÉVETE, CAMBIA que utilizo en muchos de mis talleres para trabajar las creencias limitantes y el enfrentamiento a los miedos que todos arrastramos en nuestra vida. (El que esté libre de pecado que tire la primera piedra). Marina permaneció en silencio, supongo que para evitar que los mayores se percataran de su presencia y quisieran que les dejara solos.

La cosa quedó así, hasta que hace un par de días, mientras la peinaba comenzamos a hablar sobre su próximo viaje a Portugal. Aclarar que mis hijos pertenecen al grupo scout ganador de su festival de la canción, por lo que viajan a Portugal en representación de España.

Como decía, mientras la peinaba verbalicé una serie de “pegas” que le veía al viaje (que si demasiado largo, que si demasiado cansado, que no valía la pena el esfuerzo…), esperando, de forma no del todo consciente, que desistiera de su intención de ir sin que yo se lo dijese. Ya se sabe: “En casa de herrero…” A todas mis pegas ella contestaba con un argumento perfectamente lógico, hasta que, de repente, se me quedó mirando a través del espejo y en un ejercicio de empatía me dijo: “mamá, acuérdate del vídeo que nos pusiste donde salía un lobo que desaparecía cuando te enfrentabas a él.”

loboMe quedé helada. Efectivamente Marina había dado en el clavo. Lo que había detrás de todas mis objeciones no era más que miedo. Un miedo que nos acompaña a la mayoría de los padres a que les pueda pasar cualquier cosa a nuestros hijos y que provoca que en muchas ocasiones queramos tenerlos protegidos en casa, a resguardo de todo. Evitando así, no solo los potenciales peligros, sino todas las experiencias maravillosas que podrían vivir, y todos los aprendizajes que podrían extraer de sus fracasos.

Le dije que, efectivamente tenía miedo a que les ocurriera algo y no volvieran, pero que mi “lobo” quedaría encerrado en una jaula hasta su regreso. Entonces nos sonreímos y comenzamos a hablar de los preciosos sitios que iban a ver en su viaje, mientras continué cepillándole el pelo.


2 comentarios

Todo un éxito la gestión del fracaso

El pasado jueves tuvo lugar la clausura del curso de Gestión del fracaso organizado por la Universidad del Mar.

Como bien decía el coordinador del curso, el profesor Rafael Rabadán, ha sido la primera edición de un curso innovador, pues solo en alguna ocasión se ha tratado el fracaso de esta forma.  Paradógicamente estamos ante un tema clave en el afrontamiento de las distintas situaciones vitales con las que nos encontramos a lo largo de los años. De la manera en que nosotros evaluemos las dificultades, dependerá en gran medida lo preparados que nos sintamos ante nuevos retos.

conociéndonos mejor

conociéndonos mejor

A lo largo de las diferentes ponencias se trataron aspectos como nuestra capacidad de resiliencia, una visión creativa de los problemas, el mantenimiento del espíritu emprendedor o la búsqueda de nuestros talentos y potencialidades para impulsar nuestros límites cada vez más lejos.

A pesar de la gran diversidad de enfoques, lo que, en mi opinión, enriqueció bastante la visión, planeaba un elemento en común, la idea de fracaso como punto de partida, como fase dentro de un aprendizaje, como elemento imprescindible de crecimiento personal y como base para transformar los problemas y reveses en retos y oportunidades de cambio, haciendo nuestra la frase de Henry Ford

“El fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo con más inteligencia”

Los ponentes nos encontramos con un grupo heterogéneo, proveniente de diversos estudios y con distintos intereses, lo que no impidió que se constituyera como un gran equipo de trabajo en el que compartir aspectos personales, experiencias y aprendizajes, demostrando una vez más que, más que un problema a gestionar, la diversidad es una variable enriquecedora.

Me queda por último agradecer al organizador la confianza depositada en todos los que configuramos el claustro docente, su apuesta por un curso con una temática tan innovadora y su implicación a lo largo de los días, consiguiendo que tanto alumnos como facilitadores nos sintiéramos como en casa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

Final del curso de coaching y mentoring

Ayer finalizó el Curso de Coaching y Mentoring que he venido impartiendo los últimos meses en Murcia para personal en activo a través de Forem.

En él hemos podido profundizar en las bases del coaching, en los principios de la PNL y en las habilidades sociales, abordando aspectos como la empatía, la escucha activa, la asertividad y la comunicación no verbal. Hemos trabajado el autoconocimiento desde distintas perspectivas y sobre todo, hemos compartido experiencias entre todos los participantes.

Siempre que abordo este tipo de cursos se que el grupo me va a aportar al mismo nivel que lo pueda hacer yo, que me enriquezco con cada edición y que cada curso es irrepetible y único. Este ha sido un grupo especial, inconformista, curioso, crítico, colaborador, entregado… con el que he disfrutado y gastado muchas energías.

Aprovecho también para comentar que ya está prevista la siguiente edición para septiembre, aunque no está cerrada del todo la fecha de inicio ni el horario. Podéis obtener toda la información en el siguiente enlace.

Por último compartir algunas de las fotografías del curso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

¡Soy mi jefe!

“Este es un buen momento para apostar por las ideas novedosas, por las soluciones diferentes”

Comparto con vosotros el monográfico publicado en el número de mayo de la revista A30 dedicado al emprendimiento y al Coaching como herramienta de apoyo al emprendedor. En él he participado aportando mis opiniones en algunos aspectos sobre dos temas que están tan de moda y que, precisamente por esto están sufriendo cierta degradación.

Almansa 30Días número de mayo 2015

“El conocimiento está en nuestro interior. Solo necesitamos que nos hagan las preguntas adecuadas. El Coaching ayuda a la persona a ser consciente de su situación de partida y de adonde desea llegar. Le transmite la confianza necesaria para encontrar sus propias respuestas”

Foto Ángel Vallelado


Deja un comentario

Jóvenes emprendedores en el 6º Minimarket escolar

Foto de Ángel Vallelado

Minimarket escolar Murcia. Foto Ángel Vallelado

Esta semana he tenido el privilegio de presentar la entrega de los premios a la creatividad e innovación y al mejor punto de venta durante el 6º Minimarket escolar de Murcia. Este minimarket es la culminación de la presente edición de EME y EJE, proyectos educativos que se han venido desarrollando a lo largo de todo el curso y cuya finalidad es potenciar las habilidades emprendedoras en alumnos de primaria, secundaria y bachiller, mediante la creación y gestión de miniempresas. Paseando entre las casetas de los centros participantes podías sentir la ilusión de los chavales, sus ganas de mostrar los resultados, de hacerte partícipe de su proyecto empresarial, de diferenciarse de los demás… y el orgullo ante el trabajo realizado. Muy buen trabajo, por cierto.

En un momento como el actual en que la falta de motivación de los jóvenes ante la idea de asumir riesgos, responsabilizarse de un proyecto y desarrollar ideas creativas es una queja general de la comunidad educativa (no hace ni una semana los medios de comunicación se hacían eco de los pobres resultados obtenidos por un estudio que intentaba medir la predisposición de los jóvenes ante el emprendimiento). En el momento actual, como digo, despertar estos sentimientos no tiene precio y solo por ello ya hay que felicitar a los responsables del programa.

No quiero olvidar la otra pieza clave, sin la cual todo esto no podría realizarse: los profesores. Sin ellos, sin que aporten grandes dosis de implicación, esfuerzo, creatividad y por supuesto, paciencia, difícilmente se podría llegar a los jóvenes, ellos son el vehículo. Suelo decir que son “sembradores”, porque sin grandes palabras ni aspavientos, y en ocasiones sin esperar nada a cambio, van sembrando el cambio educativo que facilitará formar personas dispuestas a desarrollar todo su potencial, que sean capaces de adaptarse a cualquier forma que adopte el futuro, gestionando al mismo tiempo sus emociones y siendo coherentes con sus valores. Es posible que muchos de ellos no lleguen a ver los frutos de su esfuerzo, y que en ocasiones duden sobre el sentido de seguir intentándolo, pero a pesar de todo ahí están.

Gracias por seguir creyendo.


Deja un comentario

Un día enriquecedor

De vez en cuanto tenemos un día de esos en los que el trabajo se convierte en auténtica pasión, en los que te encuentras con personas que te aportan, en los que las emociones están a flor de piel y sientes que puedes con todo. Días de esos que cuando llegan a su fin, aunque normalmente estás exhausto, la sensación de satisfacción te envuelve. Este viernes fue para mi uno de esos días.

el equipo Apol casi al completo

el equipo Apol casi al completo

Por la mañana tuvimos reunión los miembros del equipo de Apoyo Online de la Fundación Punset. Ahora también se nos ha unido la Fundación Mapfre, que ha creído en el proyecto y está poniendo todos sus medios para que siga desarrollándose. Si bien estos encuentros tienen la forma de reunión de trabajo en la que hablamos de datos, estadísticas, formas de funcionamiento, etc. la asistencia de Eduard Punset en ellos les da un carácter muy especial, pues nos aporta serenidad, amplitud de miras, visión de futuro  y una claridez y cercanía que emociona. Su presencia y sus palabras nos recuerdan que todo esto comenzó con una preocupación suya por acercarse al dolor emocional existente en la sociedad, a todos esos miles de personas que necesitan expresar sus preocupaciones, que alguien les escuche y de una respuesta que suponga para ellos el comienzo de algo. Después de estos años sigue dándole a este tema la importancia del primer día y esto es algo inspirador.

Estos encuentros nos permiten además, compartir y seguir conociéndonos entre nosotros, mantener conversaciones enriquecedoras, darnos cuenta del fantástico equipo al que pertenecemos y volver a casa con energías renovadas.

Metacreatividad, un movimiento para transformar la sociedad

Metacreatividad, un movimiento para transformar la sociedad

Pero este viernes además, tenía lugar la presentación de Metacreatividad, un movimiento impulsado por tres amigos y referentes en el tema de la creatividad en España: David Díez de Neuronilla, Juan Pastor de Repensadores e Ismael Pantaleón de Ideas Infinitas. Un movimiento que concibe la creatividad desde una visión global, llevándola más allá de una forma de pensar o expresarse diferente y en la que las emociones cobran importancia. Apuestan por el cambio en la sociedad a partir del potencial creativo existente en la persona, el grupo y el entorno.

Como era de imaginar la respuesta no se hizo esperar y para la presentación nos concentramos cerca de 150 personas deseosas de conocer más en profundidad la propuesta, de poder aportar nuestro granito de arena en la concreción de esta nueva idea y, por qué no, de divertirnos y disfrutar creando, algo que viniendo de quienes venía estaba asegurado. Pero no quisieron quedarse ahí, además nos pidieron a cada uno de nosotros un compromiso de acción, desde nuestra situación y posibilidades.

Personalmente me encantó también compartir más tarde con ellos vivencias, planes de futuro y la creencia de que si queremos tener una sociedad más creativa y libre, unos individuos que desarrollen su potencial, tenemos que comenzar por introducir la creatividad en ámbitos, como el educativo, en los que hasta ahora no se le da la importancia que requiere. He ahí mi compromiso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

Te lo digo por tu bien

“Te lo digo por tu bien” bonita frase que seguro casi todos hemos escuchado de alguien que nos estaba haciendo un favor.

Cuántas veces, si además eres padre o madre, la has dicho cargado de razón a tus hijos, para evitarles un error, que en nuestra opinión, no deberían cometer. O a un amigo, compañero, vecino…

Estos días me ha dado por pensar en la frasecita a raíz de las numerosas informaciones con las que nos bombardean los medios de comunicación sobre el famoso accidente aéreo (no necesito especificar Titulares de periódicoscual, ¿verdad?) y sobre alguna experiencia que a nivel personal he tenido recientemente de informaciones bienintencionadas.

Todos estamos interconectados en una red social, de forma que nuestros actos repercuten ineludiblemente en los demás sin que en muchas ocasiones podamos prever las consecuencias que tendrán. Tampoco nos paramos a pensar ni por un momento en nuestras motivaciones, en aquello que nos lleva a actuar de un modo determinado, más allá de la explicación que, para acallar nuestra conciencia, demos a nuestros actos.

Realmente ¿qué me mueve a decir esto o aquello? ¿a contárselo a esta persona? ¿qué gano yo y qué gana ella?

Si preguntáramos a los periodistas que tan diligentemente nos proveen de datos sobre el accidente, el copiloto, su estado mental, su vida personal, sus aficiones, gustos, pensamientos… (supongo que si seguimos así no tardaremos en conocer a su pareja, a su vecino que nos dirá que era un chico algo retraído, pero de familia normal y agradable… en fin). Si, como digo, preguntáramos a estos periodistas por el motivo de tal nivel de detalle, seguramente nos dirían que “por el bien del periodismo, que la gente tiene derecho a estar informada…”

Pensando en todo esto, me ha venido a la mente una historia que leí sobre Sócrates y el triple filtro.

Se dice que un discípulo se le acercó diciéndole: 

  • “Maestro, ¿sabes lo que escuché acerca de tu amigo?”
  • “Espera un minuto -replicó Sócrates-, antes de decirme cualquier cosa, quisiera pasar la información por el “Triple filtro.” El primer filtro es el de la verdad: “¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?”.
  • “No -dijo el hombre-, realmente solo escuché sobre eso y no lo he comprobado”
  • “Bien, entonces realmente no sabes si es cierto o no”. Ahora permíteme aplicar el segundo, el filtro de la bondad: “¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?”
  • “No, por el contrario………”
  • “Entonces -continuó Sócrates-, tú deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto. Tú puedes aún pasar el examen, porque queda un filtro”: El filtro de la utilidad: “¿Será útil para mí lo que vas a decirme de mi amigo?”
  • “No, realmente no”.
  • “Bien -concluyó Sócrates-, ¿si lo que deseas decirme no es cierto ni bueno e incluso no es útil, por qué decírmelo?”

¿A quien beneficia toda esta información? ¿A los familiares de las víctimas, a los del piloto, al público en general? ¿Es cierto todo lo que se dice? ¿Y bueno? ¿Y útil?

Quizá si que podamos extraer un aprendizaje de todo esto:

¿Cuánto de lo que oímos y decimos podría superar el triple filtro?

Yo por mi parte, voy a intentar “filtrar” lo que transmita o asimile. Siempre, claro está, que mis emociones no me jueguen malas pasadas.

Pero esa ya es otra historia.