Carmen Garrido Ferrer

Creatividad, comunicación, habilidades sociales, innovación educativa, gestión emocional, coaching…

Foto Ángel Vallelado


Deja un comentario

Jóvenes emprendedores en el 6º Minimarket escolar

Foto de Ángel Vallelado

Minimarket escolar Murcia. Foto Ángel Vallelado

Esta semana he tenido el privilegio de presentar la entrega de los premios a la creatividad e innovación y al mejor punto de venta durante el 6º Minimarket escolar de Murcia. Este minimarket es la culminación de la presente edición de EME y EJE, proyectos educativos que se han venido desarrollando a lo largo de todo el curso y cuya finalidad es potenciar las habilidades emprendedoras en alumnos de primaria, secundaria y bachiller, mediante la creación y gestión de miniempresas. Paseando entre las casetas de los centros participantes podías sentir la ilusión de los chavales, sus ganas de mostrar los resultados, de hacerte partícipe de su proyecto empresarial, de diferenciarse de los demás… y el orgullo ante el trabajo realizado. Muy buen trabajo, por cierto.

En un momento como el actual en que la falta de motivación de los jóvenes ante la idea de asumir riesgos, responsabilizarse de un proyecto y desarrollar ideas creativas es una queja general de la comunidad educativa (no hace ni una semana los medios de comunicación se hacían eco de los pobres resultados obtenidos por un estudio que intentaba medir la predisposición de los jóvenes ante el emprendimiento). En el momento actual, como digo, despertar estos sentimientos no tiene precio y solo por ello ya hay que felicitar a los responsables del programa.

No quiero olvidar la otra pieza clave, sin la cual todo esto no podría realizarse: los profesores. Sin ellos, sin que aporten grandes dosis de implicación, esfuerzo, creatividad y por supuesto, paciencia, difícilmente se podría llegar a los jóvenes, ellos son el vehículo. Suelo decir que son “sembradores”, porque sin grandes palabras ni aspavientos, y en ocasiones sin esperar nada a cambio, van sembrando el cambio educativo que facilitará formar personas dispuestas a desarrollar todo su potencial, que sean capaces de adaptarse a cualquier forma que adopte el futuro, gestionando al mismo tiempo sus emociones y siendo coherentes con sus valores. Es posible que muchos de ellos no lleguen a ver los frutos de su esfuerzo, y que en ocasiones duden sobre el sentido de seguir intentándolo, pero a pesar de todo ahí están.

Gracias por seguir creyendo.


Deja un comentario

¿Todos los fracasos académicos son iguales?

Desgraciadamente tal como está planteado el sistema educativo en la actualidad, se prima a aquellos niños cuyas capacidades coinciden con las materias más valoradas en las escuelas, como las relacionadas con la inteligencia matemática o la lingüística, ya que van a ser medidos únicamente por los resultados académicos. Pero nos olvidamos que tal como nos explicó Gardner, existen otras inteligencias, no tan presentes en la educación tradicional, pero igualmente importantes. A todo esto hay que sumar la influencia que determinados rasgos de la personalidad del estudiante tienen en los resultados que va a obtener, como puede ser su facilidad para aceptar normas, su capacidad de ver las cosas desde distintas perspectivas, de centrar la atención y relajarse, de interactuar socialmente…

escuela tradicionalSi tenemos en cuenta todo lo dicho hasta ahora, tanto los contenidos educativos como los métodos de evaluación deberían empezar a considerar las diferencias individuales. Cada vez son más numerosas las corrientes que abogan por un cambio profundo en el sistema educativo, pero para que esto pueda llevarse a cabo de forma generalizada, debe haber una concienciación política y social previa y esto es algo que se produce muy lentamente.

Por esto hay que darle a las notas la importancia justa: nos dan información, pero no son el principio y fin de la enseñanza.

El mundo está lleno de personas exitosas que vienen de grandes fracasos académicos. Evitemos las comparaciones, cada persona destacará en áreas diferentes, igual de importantes. Y sobre todo, miremos a nuestros hijos y alumnos con ojos nuevos, tratando de averiguar cómo aprenden y cuales son las actividades con las que disfrutan y que se les dan bien, seguro que detrás hay talentos ocultos. Reforcémosles en lo que son buenos, y además vamos a decírselo.

Si empiezan a creer en ellos, a pensar que tienen capacidades únicas, estarán más cerca de ponerlas en práctica.


1 comentario

Inteligencias múltiples y aprendizaje Cooperativo

Esta semana ha finalizado el curso de Inteligencias Múltiples y Aprendizaje Cooperativo que venía desarrollando con profesores de infantil y primaria del colegio Reino de Murcia.

En este colegio público, algunos miembros del claustro están intentando, con los medios que tienen a su alcance, plantear para sus alumnos formas nuevas de enseñanza, que se adapten mejor al entorno en el que nos movemos. Un entorno que cambia a una velocidad de vértigo, cuyo futuro ni siquiera somos capaces de imaginar, que provoca que herramientas y conocimientos útiles en el pasado, no sirvan ya. en clase

Podemos intuir que nuestros hijos van a tener que aprender a ser más autónomos, más proactivos y creativos. Tendrán que desarrollar competencias como la comunicación lingüística, aprender a aprender, el tratamiento de la información digital, la matemática, la ciudadana, etc de las que la nueva ley de educación habla. Deberán saber gestionar sus emociones y reconocer las de los otros y colaborar con gente diversa, distinta a ellos en cuanto a ideas, principios, visión…

¿Nuestro actual sistema de enseñanza está preparando para todo ello?

Un sistema en el que se transmiten conocimientos, como si de una papilla se tratara, que da la espalda a la diversidad de los alumnos, a las diferentes formas que tenemos los humanos de aprender y de procesar la información, que dificulta la aparición de ideas locas, irracionales, absurdas… tan necesarias en los procesos creativos. Que coloca a los niños de cara al “sabio en el escenario” que es el profesor, en lugar de agruparlos para que aprendan a trabajar juntos y a responsabilizarse entre todos de los resultados. No hay nada peor para un alumnos que fallarle a los compañeros y si además se sienten útiles y lo que hacen tiene sentido en sus vidas, la motivación se dispara.

Yo soy madre y cuando el otro día mi hijo de 10 años, un estudiante brillante, me dijo que a las 11 de la mañana ya está deseando que termine el colegio porque  no aguanta toda la mañana sentado escuchando, se me pusieron los pelos de punta. Algo hay que cambiar.

No basta con quejarnos de que el sistema no funciona, de que no hay medios, de que uno solo no hace nada. Hay que apoyar a los docentes que quieren cambiar las cosas, darles herramientas, porque  con que un maestro de un paso, más de 20 niños descubren cosas nuevas. Y estos maestros con los que he trabajado están queriendo dar ese paso. Han comenzado por buscar, por formarse, por intentar pequeños cambios en sus aulas, por sembrar una semilla.

Ojalá poco a poco los sembradores aumenten, seguro que llegará un momento en el que el desierto se transforme en un tupido bosque.

Seguid adelante!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

grupo proyecto EME


Deja un comentario

Espíritu emprendedor en niños y jóvenes

CPR EME creatividadDentro del proyecto de Fomento del espíritu emprendedor en edades tempranas desarrollado por el Info de Murcia dirigido a colegios de primaria e institutos este año he participado realizando unos talleres de creatividad para los docentes responsables del proyecto en los distintos centros.

A nadie se le escapa que hoy en día se buscan personas imaginativas, flexibles e innovadoras que aporten estas ideas, buscándolas como si se tratara de un bien escaso y que pocas son las personas que no comparten lo expresado por Ken Robinson en su famoso vídeo “Las escuelas matan la creatividad”. Y entonces, ¿por qué no cambiamos la situación?

Cuando en mis talleres pregunto cuantos niños de 8 años son creativos, la mayoría de los asistentes contestan que todos, pero conforme voy aumentando la edad en la pregunta, la respuesta cambia también, reconociéndose muy pocas personas como creativas en la edad adulta.

¿Dónde queda el potencial creativo que todos los niños poseen?

¿Está irremediablemente perdido para la mayoría de nosotros?

La creatividad es un músculo que puede ejercitarse y llegar a impregnar todas las áreas de nuestra vida, cambiando la forma en que nos acercamos a los problemas, aumentando nuestra curiosidad y ganas de aprender y empujando nuestros límites cada vez más lejos. Este “ejercicio continuado” debe comenzar desde la escuela, pero si repasamos el plan de estudios de magisterio, y no hablemos del curso de capacitación, es difícil encontrar asignaturas que doten a los maestros de las herramientas y conocimientos necesarios para poder identificar y desarrollar la creatividad en sus alumnos y donde puedan, además, volver a reencontrarse con su lado creativo, a creer en él y atreverse a mirar al rededor con otra perspectiva. ¿Cómo pretendemos entonces que lo hagan?

Por todo esto, programas como este, facilitan que nuevas formas de enseñanza dirigidas a capacitar a los alumnos (y a sus docentes), a “empoderarlos”, a desarrollar sus habilidades más allá de aportarles conocimientos, sean tan necesarios.

Felicidades a estos centros y a sus maestros por querer buscar nuevas formas de enseñar.

“Dentro del sistema educativo la creatividad debería ser tan importante como la alfabetización”

Ken Robinson